Donju, noventa años


El 16 de febrero don Julián Urbistondo –nuestro Donju– cumple 90 años. Para los que formamos parte del Colegio Mayor Belagua
–tanto antiguos como actuales colegiales–, la figura de Donju nos evoca intensos y entrañables sentimientos. Hace diez años, DONJUSILUETAcon motivo de su 80 cumpleaños, tuvimos la oportunidad de mostrarlos al rendirle un emocionante homenaje en el Colegio Mayor Belagua. A partir de esa fecha, su figura ha seguido vinculada a nuestro Mayor pero –el tiempo sigue su curso– nuestro querido Donju ha ido requiriendo más cuidados y una atención que no le podemos prestar desde Belagua.
El día 16 le acompañaremos en la residencia donde vive –a muy pocos metros de Belagua– para festejarle, como tantas veces hemos venido haciendo estos últimos años: colegiales actuales y antiguos que van pasando para conversar con él, cantar con él, disfrutar con él.
Ahora, desde esta web, queremos abrir una merecida ventana dedicada a perpetuar en la memoria a uno de los capellanes más queridos y que más han contribuido a forjar la historia de nuestro mayor. Una historia que no es otra sino la de tantos miles de colegiales de Belagua.

La huella de Donju

Persi Diaconis, matemático y profesor de estadística en la Universidad de Stanford, decidió llevar a cabo una investigación: la probabilidad de que una moneda lanzada al aire caiga de canto. En matemáticas es una probabilidad que se desestima. Solo en unas condiciones perfectas de lanzamiento, sin irregularidades en el suelo, sin vibraciones o sin viento, la pieza podría quedar de canto una de cada 6.000 veces. Esto, que parece prácticamente imposible, para muchos se cumple con Donju. Una especie de moneda que siempre cae de canto. Un equilibrio maravilloso: una cabeza privilegiada y sabia mezclada con una gran sencillez. Una persona normal y alegre que posee una profundidad inmensa.

Dueño de una mirada amistosa y al mismo tiempo misteriosa, una mirada escondida detrás de unos ojos medio entornados. Administrador de muchos silencios. Narrador de chistes y portador de cómics de Tintín y Astérix. Un verso suelto y sabio que sabe querer de verdad. Es ahora, pasados los años, cuando se comprueba que la huella de Donju en Belagua es de una talla que no se fabrica, una suela que puso la punta del pie en 1962 y que aún perdura imborrable en tantos cientos de colegiales, como los que aquí prestan su testimonio.


«Una persona que te quería»

Donju era para nosotros un amigo. Una persona cercana, cariñosa y que te quería Hugo Barcáiztegui

Hugo Barcáiztegui (residente en Belagua desde 1962 hasta 1965) recuerda los momentos de su llegada a la Universidad con especial cariño. Estaba todo por hacer. “Fuimos unos afortunados al convertirnos en los primeros residentes de Belagua. Estrenamos el colegio, vimos crecer la hierba del campus y construir los primeros edificios. Íbamos estrenándolo todo”, comenta.

Y todos estos pasos los fueron dando con don Julián, al que llamaban ya desde entonces Donju. «Desde el primer día estuvo al pie del cañón, aguantándonos en nuestra inmadurez, participando como un residente más, como un compañero más, dentro del respeto que le profesamos. Yo he seguido teniendo contacto con las siguientes generaciones de Belagua y rápidamente me di cuenta de que para ellos Donju era como una institución. Con el paso del tiempo, fue ganando más y más peso. Para nosotros era alguien muy cercano, muy cariñoso. Diría que para nosotros era un amigo. Alguien que creció con nosotros, que estaba en todo, que cantaba, que contaba chistes. Una persona que te quería”.


«Un sabio oculto»

Don Julián es un sabio, lo que pasa es que ha sabido ocultarlo Alejandro Llano

«La vida de don Julián es, y lo será por muchos años, una vida fecunda, llena de frutos humanos y sobrenaturales de los que yo mismo me he beneficiado (…). Una cosa que recordaba san Josemaría de San Juan de la Cruz es: «Donde no hay amor, poned amor y recogeréis amor«. Todos los presentes y muchos de los ausentes que no han podido venir estamos de acuerdo en que don Julián es un sabio. Lo que pasa –voy a tirar de la manta de una vez– es que don Julián ha conseguido ocultarlo. Ése es el gran logro de su vida: se ha quedado con todos nosotros y se lo ha pasado bomba. Y en vez de dar conferencias, que son horribles, se ha dedicado jugador al frontón. No lo he dicho hasta ahora, pero cuando fui a la Facultad de Filosofía de la Complutense, donde estudió don Julián, la gente me decía: «Por aquí ha pasado uno que era el mejor de todos nosotros, y se decía que había sido el mejor durante mucho tiempo. Un tal Urbistondo, que no sé qué habrá sido de él… «. Claro, don Julián ya se había quitado de en medio». (Discurso con motivo del 80 cumpleaños)


«Te lleva en el recuerdo»

Donju es un tío con corazón, que te recuerda precisamente porque te quiere Higinio Marín Pedreño

Higinio Marín Pedreño vivió en Belagua desde 1983 a 1989. Seis años bañados de historias y recuerdos. Para él, Donju supuso una figura muy especial. “Lo primero que me impactó de Donju fue su mirada. Una mirada que entorna los ojos, que parece que a medias te escruta y a medias se queda ciego, que a medias te está mirando por dentro y a medias te está dejando de mirar. Una mirada muy amistosa y al mismo tiempo un poco misteriosa”, señala Higinio.

Para el profesor, Donju es una persona que quiere sinceramente y de corazón, alguien que no se olvida de los demás. “A veces me llamaba a casa, cuando ya estaba casado, simplemente para contarme un chiste. Cuando colgaba, mi mujer me preguntaba: ‘¿Qué quería?’. ‘Me ha llamado solamente para contarme un chiste’, contestaba. Obviamente, no me llamaba solo para contarme un chiste, sino para enseñar la patita y hacerme ver que él estaba allí, que si necesitaba algo podía contar con él”.

La vida en un Colegio Mayor es un continuo cruce de historias. Por ello, es un lugar que pone a prueba la memoria del corazón de la gente. “Donju se acuerda de ti y te tiene presente, incluso pasados los años, cuando ya no vivías en Belagua. Recordar viene de la palabra latina cor, que significa corazón. Recordar es regresar o permanecer en el corazón. Donju es un tío con corazón, que te recuerda precisamente porque te quiere”.


«Siempre alegre»

Estar día tras día alegre y con buen humor, teniendo 70 años y rodeado de chicos de 20, no es tarea fácil. Y él lo hacía de mil amores Josean Medina

Como decía Leornardo Da Vinci, la simplicidad es la mayor sofisticación. Quizá fue eso lo que las personas fueron valorando de D. Julián Urbistondo. El hacer sencillo lo que a veces puede parecer complejo. Josean Medina, residente en Belagua desde 1993 hasta 1997, habla de Donju con mucho cariño: “Era un hombre sabio. En muchas cosas te dabas cuenta no ya de que había ido y vuelto, sino de que había ido y vuelto veinte veces. Él hacía como que no se enteraba o como que no le daba importancia, pero era un hombre muy sabio”.

Según Medina, todo el mundo quería sentarse con él en las comidas: “Eran la bomba. Siempre tenía un chiste, temas buenos de conversación… y eso es algo muy difícil. Estar día tras día alegre y con buen humor, teniendo 70 años, no es fácil. Y eso lo hacía de mil amores”.


«Un gran universitario»

La Universidad de Navarra sale adelante por gente como don Julián Ángel José Gómez Montoro

“Hoy (16 de febrero de 2007) es un día de fiesta. Hoy se evidencia, queda muy claro, por qué la Universidad de Navarra es lo que es. Esto es algo que pasa muchas veces cuando uno se encuentra con invitados que vienen por primera vez a la Universidad, y que después de asistir alguna actividad, y después de ver los edificios, siempre dicen: “Aquí hay algo distinto”. Los que hemos pasado aquí tantísimos años sabemos en qué consiste ese algo que la gente no sabe describir, ese algo que perciben, incluso a veces después de una visita de horas en la Universidad. Ese algo es precisamente la disponibilidad de tantas personas que se entregan de manera generosa en sitios muy distintos.

En la Universidad de Navarra, lo decimos muchas veces, pretendemos formar estudiantes que sean muy buenos profesionales, muy buenos médicos, abogados, muy buenos ingenieros, buenos arquitectos. Pero eso es lo de menos: lo que queremos es formar hombres de provecho, ciudadanos comprometidos, formar buenos cristianos. Y es no lo consiguen las piedras, no lo consigue el campus a pesar de lo bonito que está, sino que al final eso lo consiguen personas como Donju: lo pone el cariño, la entrega generosa, lo pone el pasar muchas veces por encima de la comodidad propia.

El otro día –por casualidad– escribí un e-mail a un residente que estuvo en Belagua hasta hace no mucho tiempo. Es de un país sudamericano. Le decía que iba a estar en este acto y él me contestaba diciendo, entre otras cosas: «Don Julián es un claro ejemplo de lo maravillosa que es la vida cuando hacemos lo que debemos. En Belagua hay muchas personas valiosas con las que pude convivir, pero después del Señor, la joya de esa casa es Donju, con su alegría, su ingenio y sobre todo su cariño. Dicen que los españoles no son cariñosos y eso es falso, sólo basta con mirar y vivir con don Julián para darse cuenta cuánto corazón llevan por dentro».


Dos vídeos de don Ju

Comments 48

  1. Post
    Author
  2. ¡Muchísimas felicidades, donju! No se imagina cuánto le echamos de menos! Gracias por tantos años de servicio a Belagua y a sus colegiales!

  3. Donju, un fuerte abrazo, le recuerdo con muchisimo cariño y agradecimiento, y aunque ya estoy en los 57 años, sigo poniendo en practica los consejos que Usted me daba y con ellos he llegado hasta aqui que no es poco.
    Inolvidables sus tertulias con la guitarra, y sus incursiones en la Sala de Estudios las noches de Mayo.
    Por todo ello, por su humanidad, por su ejemplo, por su sempiterna y providencial templanza y equilibrio, muchas gracias y FELICIDADES.
    Aurelio Vazquez
    Lecherito
    El Jeque

  4. Donju, muchas FELICIDADES, gracias por su ejemplo , su humanidad ,su sempiterna alegria y confianza. Inolvidables sus tertulias de guitarra , concurso de Villancicos, domingos prenavideños y tantos y tantos recuerdos de aquellos inolvidables años. Un fuerte abrazo.
    Aurelio Vazquez ( Bel 1977-1983 )
    Lecherito
    El Jeque

  5. Un fortísimo abrazo desde Roma, queridísimo donJu! Qué recuerdos! Qué chistes! Qué partidazos de tenis! Muchas gracias por todo!

  6. Cuantos buenos recuerdos de los años 70 y 80 con nuestro querido Donju, cuantos consejos y palabras de aliento. Gracias Donju siempre estaba cuando lo necesitaba. Muchísimas felicidades y un grandísimo abrazo

  7. Muchísimas felicidades en este 90 aniversario! Atesoro en el corazón los 12 años que viví cerca de Donju en Belagua! Un abrazo muy fuerte!!

  8. Muy querido don Ju,

    nunca olvidaré cuando me despidieron de Belagua y se tomó el tiempo de bajar la guitarra y cantar Chapala.

    Ese es solo un ejemplo de muchos detalles de cariño que no corresponde contar aquí, pero que llevaré siempre
    en mis recuerdos.

    Lo encomiendo!

  9. Donju! Muchísimas felicidades! Recuerdo con mucho cariño las veces que jugábamos al mus 1 a 1 en tu habitación, imbatible Donju! Un fuerte abrazo

  10. Muchas felicidades, Donju!
    Recién llegado al colegio mayor y no sabiendo lo que me iba a suceder, enseguida me daba la bienvenida y me trataba con mucho cariño
    Muchas gracias por todo! Espero verle jugando al frontón algún día

  11. Querido Donju, todo un grande, sobre todo de corazon. Muchas gracias por enseñarnos a poner siempre una sonrisa y a no dejar de luchar por conseguir nuestras metas. Y como no, gracias por su repertorio de chistes, que bueno! Un fortísimo abrazo! Y feliz 90 y los que quedan!!! Chema

  12. Está en el top 5 de mi estancia en Belagua, sin lugar a duda, la convivencia con DonJu! Como me alegra de que siga batiendo records, actualmente en años de vida. Un abrazo fuerte de este portugués que le estima – Moisés!

  13. Jau Donju! Muchísimas felicidades!!! Espero que pase un muy feliz día de cumpleaños. Espero que esté disfrutando de Las alegrías que le está dando La Real este año! No como el Depor, que va camino de segunda otra vez. Un fortísimo abrazo!

  14. DonJu! Se echan de menos los chistes de K-Hito y los de los números («van dos ceros rodando por el desierto y ven un ocho… ¡Mira ése, qué prieto lleva el cinturón!») y el mus «sin trampas» uno contra uno. Pero sobre todo la alegría. ¡Un gran abrazo, don inolvidable!

  15. Muchas felicidades, Donju!!!! Cuánto aprendí en Belagua!!! Muchas gracias por lo que nos enseñó!! Un abrazo muy fuerte y que cumpla muchísimos más!!!

  16. Donju!! Un abrazo de los de siempre!! 90 años no son nada!!
    Le mando una felicitacion llena de recuerdos.

  17. Fui residente de Belagua Fase 1, 1976-78 , y Adscrito hasta 1982. Inmenso Donju, con su sonrisa, guitarra y chistes. Vino con los muebles y se quedó años, formando juventud desde la presencia silenciosa y una humilde fuera de serie, como es su propia persona. Le he perdonado que sea acérrimo de la Real Sociedad, como él me ha perdonado que mis chicos ganasen a su proverbial ganador Coro Vasco en aquel concurso de Villancicos. He pasado muchas horas en ese famoso despacho, tocando la guitarra que le compramos con ocasión de su 50 cumpleaños, mientras el acompañaba con su pequeño «cuatro» venezolano. Ayer, como quien dice. De la huella a la huella, Donju, y ad multos annos, amigo del alma.

  18. Donju, muchas felicidades!!
    Toda una vida de entrega y servicio.
    Aun lo recuerdo. Siempre con una sonrisa y paso rapido subiendo las escaleras del torreon en fase2 a primerisima hora para hacer ejercicio y de paso una visita a los arquitectos.
    Un fuerte abrazo

  19. Muchas felicidades Donju desde Donosti. Que partidos de tenis más memorables. Como me hacia correr de lado al lado de la pista de fútbol. Zorionak.

  20. Muchísimas felicidades Donju, deseando verle para poderle dar un gran abrazo de los que siempre daba. Cada palabra una lección, cada sonrisa un soplo de alegría y animo para la «batalla».
    Que cumpla muchos más que 90 no son nada y que podamos compartirlos. Un fuerte abrazo.

  21. Millones de felicidades DonJu!!! Que buenos recuerdos en Belagua, y especialmente de nuestras partidas de mus y sus chistes!! Un abrazo grandísimo!!!

  22. Muchísimas felicidades Donju!! Grandes alegrías hemos compartido en Belagua con usted! Un fuerte abrazo! Vamos Donju!

  23. ¡¡Querido Donju!! ¡¡Muchísimas felicidades!! En los nueve meses que compartimos en Belagua cuántas alegrías nos dio Rafa, con cuántos chistes nos alegró el día y qué maravilla encontrarle siempre con la sonrisa puesta. ¡¡90, ya!! Parece mentira, con lo joven que siempre se le veía. Un fuerte abrazo.

  24. Muchisimas felicidades Don Ju!.
    Que bonito es ver este homenaje tan merecido. Un fortísimo abrazo desde la distancia!!
    Que gran persona , aun me acuerdo de la primera vez que Ud me «asalto» al poco de llegar al Mayor , sobre septiembre de 1984. Al terminar , me sentí importante e importante en un sitio donde llevaba 2 dias con mis 18 añitos!!!! Y eso era porque DonJu te ve más allá y, como dice el profesor Marín, te quiere desde el primer momento. Un gran tipo!. Felicidades!

  25. ¡¡Muchísimas felicidades DonJu!! No puedo evitar sonreír cada vez que me acuerdo de los chistes que nos contaba y la alegría que nos transmitía a todos cada día. Son recuerdos de los que no me olvidaré jamás. La celebración de los 80 fue memorable, así que la de los 90 no puede ser menos! jajaja Cuídese muchísimo y un fortísimo abrazo por este cumpleaños tan especial!

  26. Muy querido Donju, Llegamos, un año mas, a las mundialmente famosas Fiestas Julianas de Belagua- que este año por ser una cifra tan redonda se las vamos a celebrar por el mundo entero (aunque yo sigo aquí en Pamplona). De corazón, Donju, muchísimas felicidades y muchas gracias por tantas cosas buenas -tantos buenos ejemplos, sabios consejos, su alegría, su simpatía y muchas cosas mas…..- que nos ha dejado en el recuerdo a quienes le hemos conocido y le queremos.
    Un abrazo bien fuerte

  27. A pesar de la grandeza que puedan encerrar las paredes de Belagua, para mí lo más grande que encontré fue a DonJu, una persona excepcional. Encantado de aprovechar este sentido homenaje para devolverle una mínima parte del cariño que derrochó con todos nosotros (además del agradecimiento por los chistes, consejos, fiestas julianas, concursos de villancicos, clases de mus, exhibiciones de tenis, etc…).
    ¡¡¡Muchas felicidades DonJu!!! Y un fuerte abrazo

  28. Donju, muchísimas felicidades. Hoy, al encomendarle en la misa y al felicitarle pasan por mi cabeza tantísimos entrañables recuerdos vividos juntos en Belagua. Uno que sobresale es el de los partidos de tenis, en los que no logré ganarle ni una vez. Y las excursiones al monte en Belabarce, y el chiste de los zapatos de cocodrilo… Desde Torreciudad, donde estoy en estos momentos, le digo a la Virgen que sea Ella la que le felicite en este 90 cumpleaños. Un gran abrazo

  29. Muy querido Donju:
    Mil felicidades por su cumple y mil gracias por esos dos años fabulosos en los que usted me enseñó a ser sacerdote; recién ordenado de sacerdote me adjudicaron la capellanía de Belagua en 1983, y menos mal que allí estaba usted, paciente y sabio, y me dio grandes y sabios consejos. Muchas mañanas rezábamos la liturgia de las horas juntos antes de irme yo a la Facultad de Derecho canónico y usted de ir a la Clínica con su flamante portafolios donde sólo llevaba un par de Tintines para l@s afortunad@s que usted iba a visitar. Cuando en 1985 Don Alvaro me preguntó si me quería venir a trabajar a Suecia, usted me dio los mejores consejos del mundo. Con su propia experiencia en Francia y su dominio del francés, me dio unos cuantos consejos que los seguí al pie de la letra, y por eso no me estrellé ni me desfondé…
    Y grande donju, nos carteábamos durante años. Guardo como una reliquia todas sus cartas donde me contaba chistes, que yo a su vez he contado a montones de gente.
    Gracias a Dios he podido ir varios años a los simposios y cursos de Derecho canónico de la Universidad. Ya sabe que mis únicas obligaciones (y privilegios) en Pamplona eran ir a visitar a la Virgen en la ermita y a usted en nuestra querida Belagua. Siga rezando por esta aventura sueca; yo rezo por usted y le deseo que llegue a los cien con el mismo buen humor con que ha vivido siempre.
    Hace años que no he podido ir allí, pero la próxima le prometo que le voy a visitar para darle un fuerte abrazo, su amigo de siempre, Jorge

  30. Muchas felicidades querido Donju!! 16 de febrero, cómo no, fecha que inmediatamente recuerda al gran capellán de Belagua con el que tuve la inmensa suerte de vivir tres años; pocos, muy pocos, si los comparamos con todos los que estuvo en Belagua. Gracias por ese tiempo que pase con usted: por su buen humor, su cariño y su visión deportiva de la vida. Un abrazo muy fuerte desde Roma.

  31. Resulta que tanto él como yo nos quedábamos los últimos en salir del comedor en las cenas en Belagua, y disfrutábamos jugando a «los chinos mentales». En ocasiones conseguía ganarle, o al menos eso me hizo creer. Por haber tenido la inmensa suerte de conocerle y sentir su proximidad, GRACIAS QUERIDÍSIMO DONJU!!

  32. Muchísimas felicidades, Donju, desde Valladolid.
    Días gloriosos y lejanos ya (1971-75) en Belagua; primero en Torre II y luego en «la Fase», porque, fase lo que se dice fase… solo hay una!! eso decíamos entonces, ….
    Buenos partidos de frontón echamos, …verdad? … ahora ya no estamos para eso, pero si para el mus!
    Muchas gracias por tantas cosas… pero sobre todo por su sonrisa, su alegría y sus buenos consejos. Gracias de verdad! porque esas cosas no se olvidan… y menos entre «paisanos».
    Un fuerte abrazo, Donju y …. a por los CIEN!!!
    Enrique

  33. Donju.. gracias por dejarnos pasar por su habiatacion….. siempre estuvo….. «hasta cuando no hacia falta.».. mil gracias….

  34. Muchísimas felicidades Donju! Allí donde otros le hacían sufrir a uno, Usted siempre daba alegría y ánimo. Cómo escribió su querido Don Jesús Urteaga, «siempre alegres para hacer felices a los demás».
    Juan Manuel Cobo Buxens
    Belagua 83-88
    PD: el coro vasco, siempre los mejores!

  35. ¡90 años Donju! A buen seguro que esta mañana se ha ido mentalmente a la pista de Fase I a jugar un partidito de tenis para celebrarlo. Donju es el gran referente de todos los universitarios que han pasado algunos años de su vida en una institución como Belagua que ya tiene más de medio siglo. Todos le querían y, a su vez, él estaba pendiente de todos y cada uno los residentes. Él era el residente nº 1, el más veterano y encima ejercía el sacerdocio con maestría. Su vida era el detalle constante, de cariño, de ayuda, de consejo para todo aquel que pudiera necesitarle. Y al margen de su trabajo como capellán, Donju también era el principal animador en todos los saraos, en todas las fiestas que se celebraban durante el curso. Por eso la principal fiesta llevaba su nombre, las Julianas, porque se lo merecía con creces. Animador en las tertulias, con su guitarra, con sus chistes. Animador en el concurso de villancicos de Navidad, en el que él era el mejor competidor, pues casi siempre lo ganaba. Recuerdo como a veces se llevaba a su despacho, a escondidas, a los miembros de su coro para ensayar todas las veces que hiciera falta. Y por eso su coro siempre era candidato al primer premio. Y era un espectáculo verle jugar al tenis, con residentes, con ex-residentes que venían para jugar con él en una mañana de domingo, con profesores del campus. Su buen humor y su cariño era conocido por todos, pero a mí lo que me admirada era su manera discreta de ayudar al que lo necesitaba. Donju era capaz de detectar si uno estaba triste o preocupado, incluso antes de que lo supieran los vecinos de pasillo o de facultad. Y se acercaba a ese residente con problemas aportando siempre soluciones muy sencillas y, sobre todo, eficaces. Discreción era una de sus virtudes y otra de ellas la memoria. A mí me tocó la suerte de vivir en Belagua durante tres cursos en la década de los 90, y cuando entraba en su despacho era espectacular el archivo que tenía de los antiguos residentes, sus nombres, el de sus esposas, el de sus hijos, así como regalos que iba acumulando de distintas ciudades y países que le iban enviando aquellos que pasaron por el Colegio Mayor. En ocasiones le oía hablar por teléfono con residentes de los años 60 o 70. No se olvidaba de ninguno y, como buen sacerdote, rezaba por todos ellos. Donju fue, es y será el alma de Belagua, su ejemplo y su buen hacer permanecen en todos los antiguos residentes… y ya somos muchos. Felicidades Donju por esos 90 y, sobre todo, GRACIAS.

  36. Muy querido Don Ju!
    Me quiero acercar a sus 90 para darle un abrazo de plenitud. Gracias por enseñarme los villancicos vascos con el tempo y la solemnidad de la Navidad! Gracias por el partido de tenis y su presencia que llena todos los espacios de regocijo. Celebremos siempre también la efeméride del 4/4/44… día grande para su vocación.
    Un abrazo cálido y puertorriqueño,
    Jose R. Ortiz-Valladares

  37. Muchas felicidades, Donju! Le escribo desde Minas, Uruguay. «Yo no soy de estos pagos, soy de Atbolito»… y ahora me encuentro aquí, cosas que tiene la vida. Un abrazo muy grande y no deje de meterme en su oración, + Jaime Fuentes

  38. ¡¡¡Muchísimas felicidades Donju!!!
    Muchísimas gracias por su cariño y sus sencillas y profundas conversaciones en su habitación de Belagua junto a la Sala de Estudio. Gracias por todo el afecto que nos transmitió durante su vida en Belagua y por su alegría. Usted es la esencia y nexo de unión de tantas y tantas promociones del Colegio Mayor. Doy muchas gracias a Dios por haberme permitido compartir con usted 5 maravillosos años de mi vida como residente de Fase I desde 1987 hasta 1992. Un afectuoso abrazo.

  39. Muy querido Donju, un abrazo muy fuerte y muchas felicidades desde la distancia física, que no espiritual. Me he alegrado mucho de verle en esas fotografías u de reencontrar de este muro improvisado a tantos antiguos (que no viejos) compañeros y amigos. Que cumpla muchos más y que siga estando siempre ahí…

  40. Donju desde Valencia. Le mando un fuerte abrazo lleno de recuerdos y en especial de las tertulias llenas de canciones que usted dirigia tan maravillosamente. Un fuerte abrazo

  41. Felicidades donju, que susto nos daba a los arquitectos cuando se iba a correr a primera hora de la mañana y nos daba los buenos días a la sala de arquitectos. Que grandes julianas y sobre todo los concursos de villancicos que en el año 95 los andaluces conseguimos ganarle!!!. Un abrazo muy grande y 90 no son nada!!!

  42. Muchas felicidades Donju tuve la suerte de compartir unos años de mi vida al lado de una persona entregada 100% a los demás . Un gran ejemplo para todos preocupado en todo momento de las almas de todos los belaguinos. Siempre tenía un chiste un gesto cariñoso una sonrisa. Un referente que llevaré siempre conmigo. Aupa la Real sociedad . Un abrazo fuerte .

  43. Querido Don Ju, muchas felicidades!! Le envío un abrazo muy agradecido desde Roma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *