“Para la gente que te rodea no es fácil saber que lo más importante para ti es el toro”

  • El diestro Perera habla de ‘Toros y medicina’ al público universitario en Belagua.
  • El torero recorrerá diferentes universidades de España con el objetivo de acercar la tauromaquia a los estudiantes. 
  • “Ojalá que pueda venir siempre a torear a Pamplona mientras esté activo”
 

Ayer el torero extremeño Miguel Ángel Perera impartió una conferencia sobre ‘Toros y medicina’ en el Colegio Mayor Belagua, situado en el campus de la Universidad de Navarra. Durante su intervención estuvo acompañado por Ignacio Murillo, redactor taurino del Diario de Navarra y por José Luis López Gúzman, Vicedecano de la facultad de Enfermería.

El torero iniciaba así un recorrido por diversas universidades de España en las que mediante eventos como el que pudimos vivir ayer, se promocionará la tauromaquia. Decía al comienzo Perera que “en esta época los profesionales y la gente del mundo del toro, tenemos que tener acceso a vosotros para que nos conozcáis mejor y saquéis vuestras propias conclusiones e impresiones. Quiero que conozcáis a la persona, los valores que tiene esta profesión”.

El torero Miguel Ángel Perera durante su intervención en el Salón de Actos

El torero Miguel Ángel Perera durante su intervención en el Salón de Actos.

El diestro de Puebla de Prior habló primero de sus comienzos, de cómo es la vida de un torero y de los sacrificios que debe hacer para llegar a donde ha llegado: “Soy torero por vocación, en mi familia no hay antecedentes taurinos, ni siquiera por afición de ese padre, tío o abuelo que me hayan enseñado esto de pequeño”.

Perera  contó a los asistentes cómo empezó a tener contacto con el mundo taurino: “En mi grupo de amigos del colegio de Jesuitas de Badajoz había un niño que era hijo de ganadero. Ahí empieza mi afición y mi deseo de ser torero. Todo empieza como un juego, en el campo, con los otros críos, jugando al toro.”

El torero repasó sus trayectoria vital y profesional en el mundo del toreo.

El torero repasó sus trayectoria vital y profesional en el mundo del toreo.

Al hilo de las preguntas de Ignacio Murillo, redactor taurino del Diario de Navarra, el torero, de 30 años, fue desgranando sus impresiones sobre lo que ha sido su vida hasta hoy:

“Elegir esta profesión es una decisión difícil. En los primeros años tienes que renunciar a muchas cosas. En mi caso, renuncié a los estudios. . Mi familia siempre me apoyó en mi decisión. Yo lo tuve siempre muy claro, pero el hecho de tenerlo claro no quiere decir que vayas a conseguir llegar a donde imaginaste.”

DSC_0667

Sobre la vida cotidiana de un torero, Perera reconoció que es muy sacrificada: “Tenemos la suerte de que no tenemos horarios, pero es una vida que te absorbe mucho, y no es fácil porque es una profesión en la que hay mucha tensión los 365 días del año, 24 horas al día. El año que más toreé fue 2008; 83 corridas en España y diez o doce fuera en América. Puedes estar fuera de tu casa dos terceras partes del año. Es una vida dedicada 100% a tu profesión. Yo soy un privilegiado, estoy allí arriba y no puedo bajar la guardia. Para la gente que te rodea no es fácil saber que lo más importante para ti es el toro”.

De izquierda a derecha: Ignacio Murillo, Miguel Ángel Perera y José Luis López Guzmán

De izquierda a derecha: Ignacio Murillo, Miguel Ángel Perera y José Luis López Guzmán.

Desde su debut hace 10 años, el diestro extremeño ha toreado en todas las grandes plazas del mundo cosechando numerosos éxitos. De la exigencia de este mundo y sus condiciones, Perera explicó que “la preparación es fundamental. Los inviernos de un torero son duros, porque se dice que la temporada de los toreros se fragua en los invierno. Tienes que prepararte mental y físicamente. Luego, de corrida en corrida, no te desgastas mucho físicamente; más bien te mantienes.”

DSC_0699

El público era mayoritariamente universitario, aunque no faltó público también de la ciudad.

Perera ha sido corneado quince veces en total en su carrera. La pregunta inevitable la hizo José Luis López Guzmán, Vicedecano de la facultad de enfermería un gran aficionado a los toros: “Una vez dijiste una frase: La cogida se ve en los ojos del toro: ¿Cómo no sales huyendo si te puede costar la vida?”

El torero respondió serio: “La frase puede resultar dura. Quiero decir que los toreros intuimos el comportamiento del animal en la mirada; hay miradas de nobleza pero hay miradas agresivas también, miradas que te dicen muchísimo. Hay percances por descuido y por accidentes, pero hay percances que te los está marcando la propia mirada del animal. Respecto al miedo, hay tardes que te juegas mucho y que sabes que tienes que ser capaz de pasar la raya, de superarte. Ese miedo se supera con responsabilidad, con el amor propio, la preparación y el confiar en que no va a pasar nada”.

El torero y José Luis López  Guzmán, gran aficionado a los toros.

El torero y José Luis López Guzmán, gran aficionado a los toros.

Antes de finalizar su intervención, Perera ofreció su perepectiva sobre la afición actual al toreo: “Para que gusten los toros, soy muy partidario del campo. Pienso que es el principal factor de que te guste el toreo. Allí puedes conocer el toro, la naturaleza…y eso te engancha mucho. Por otro lado, no es fácil. La gente piensa en las grandes faenas. Pero en las grandes plazas es difícil triunfar. Es más fácil que un recién aficionado a esto acierte y vea una buena corrida en una plaza menor donde el triunfo sea más asequible. Así pienso que es más fácil enganchar con este mundo”.

DSC_0694

Sobre el futuro y sus metas, y pese a los muchos éxitos cosechados hasta el momento, el torero no dudó en mostrar su inconformismo: “Hoy me sigue moviendo la ilusión de pensar que aún no he conseguido nada, de seguir creciendo como torero y seguir buscando ese triunfo y poder darle a los aficionados lo que esperan de mí”.

Al finalizar el acto, el torero pasó cerca de 40 minutos más rodeado de estudiantes que le hacían preguntas o querían hacerse alguna fotografía con él. Hicimos una fotografía con todos los asistentes que quedará en el recuerdo de muchos.

 

El diestro no dudó en charlar con los estudiantes al término del evento.

El diestro no dudó en charlar con los estudiantes al término del evento.